Los huesos cantores

FITXA
=====
Títol: Los huesos cantores
Autor: Jacob y Wilhelm Grimm
Il·lustrador: Shaun Tan
Edició: Barbara Fiore
Edat: a partir de 6 anys
Temàtica: folclore, narrativa popular


RESSENYA
=========
Tener como autor fetiche a Shaun Tan es una buena cosa, pues tiene en su editorial española, Barbara Fiore, aliados increíblemente profesionales y dispuestos a publicar sus creaciones, por poco convencionales que estas sean.

El universo narrativo y visual de Shaun Tan se amplía ahora con este libro, cuya historia apenas cabe entre las tapas del volumen, y por eso conviene (aunque se necesite del inglés para ello), pasar por la página web del autor (ver links al final de esta resseña) para documentarse - cosa que por otra parte recomienda él mismo en las notas de este libro.

Es en la web donde podemos descubrir que el origen de “Los huesos cantores” se encuentra en un puñado de esculturas, creadas y fotografiadas por el propio Shaun Tan, para acompañar la edición alemana de una recopilación/adaptación que Philip Pullman hizo de algunos de los cuentos de los hermanos Grimm. Esa edición fue traducida y publicada sin las ilustraciones escultóricas de Shaun Tan en otros países (o a lo sumo con la ilustración de cubierta), aunque Tan, atraído por las historias de los Grimm, siguió creando esculturas para cuentos que ni siquiera aparecían en la antología de Pullman. Qué haría con aquellas esculturas ya lo pensaría después.

Y lo que acabó haciendo con ellas, un total de 75 pequeñas esculturas de materiales diversos (madera, alambre, hilo, arena, palos, pan de oro, pátina de hierro…), sugerentemente escenificadas y fotografiadas, ha sido recopilarlas en este volumen, acompañándolas de un párrafo del cuento que ilustran; párrafos procedentes de la edición y traducción al inglés de los cuentos de Grimm que el eminente folclorista Jack Zipes publicó en 1987. Este volumen incluye además una introducción del propio Zipes que contextualiza las figuras de Jacob y Wilhelm Grimm, bibliografía, un breve resumen (uno o dos párrafos) de cada uno de los cuentos, y un epílogo del propio Tan en el que explica brevemente su relación con las narraciones de Grimm y la inspiración para la realización de las esculturas.

Hablar aquí de los cuentos de Grimm, de sus orígenes, de su simbología, de su importancia… podría alargar esta reseña hasta convertirla en uno de los muchos estudios filológicos o tesis doctorales que existen sobre los cuentos folclóricos y de tradición oral. No pretendemos eso, ni mucho menos. Pero sí cabe una breve explicación sobre el contenido del volumen, tanto los textos como las ilustraciones y la interacción entre ambos elementos.

El título, “Los huesos cantores”, hace referencia a uno de los cuentos ilustrados por Shaun Tan, en el que un hermano es asesinado por otro, crimen que será delatado por una flauta tallada en uno de los huesos del cadáver. Del mismo modo, las esculturas de Tan, inspiradas según él mismo declara en el arte inuit y el precolombino y de apariencia mayormente pétrea (aunque con excepciones - y cabe valorar aquí que el uso de los materiales, por supuesto, no es azaroso), son también “huesos cantores” de las historias que ilustran. Se encuentran ahí tanto los cuentos más conocidos (Hansel y Gretel, Caperucita Roja, Blancanieves, Cenicienta, El lobo y los siete cabritillos…), como también otros muchos que a pesar de que seguramente resultarán desconocidos para la mayoría de lectores tienen puntos en común con el resto. El propio autor lo expresa así en el epílogo:

“[...] se da una extraña mezcolanza de lógica e irracionalidad, elementos estos que se encuentran envueltos en una onírica brevedad (como si una versión más elaborada pudiera deshacer el hechizo que adormece a la razón); además, todas las historias recopiladas por los hermanos Grimm emanan una fuerte sensación de que la frontera entre el mundo de la vigilia y el del sueño es en realidad muy delgada, y de que ambos mundos interfieren entre sí de forma natural. Quizás todos los mitos y cuentos atemporales resuenen a través de este tipo de tensión: pendiendo entre lo real y lo irreal, lo literal y lo imposible, lo convincente y lo absurdo, estos cuentos de príncipes, campesinos, hermanastras y brujas sin nombre emanan una fascinación perpetua, entre otras cosas porque suelen ser un tanto perturbadores y de difícil explicación.”

Los fragmentos escogidos de cada uno de los cuentos son especialmente definitorios del contenido del mismo. En el caso de que el lector conozca el cuento, no le sería difícil identificar de cuál se trata si el título le fuera escatimado; y en el caso de los desconocidos, puede contrastarse después en los resúmenes que el fragmento ha sido escogido porque plasma un momento crucial en el desarrollo de la narración. Además, son especialmente sugerentes, proponiendo junto con la ilustración - como el mismo autor desarrolla en uno de sus escritos sobre el libro - un juego de imaginación al lector; formulando preguntas cuya respuesta puede llevarnos al texto completo del cuento, pero también, por qué no, a fabular versiones alternativas, como tantos otros autores han hecho a lo largo de los siglos.

En cuanto a las ilustraciones, pequeñas (entre 10 y 30 cm) esculturas minimalistas con apenas algún elemento adicional (objetos, localizaciones…), parecen extraños seres animados que han sido congelados en una instantánea. Son innegablemente similares a las criaturas que ya conocíamos de las obras previas del autor, pero el hecho de ser objetos tridimensionales capturados en una fotografía les da una cualidad muy diferente a la de otras ilustraciones de Tan: quizás podríamos hablar de tangibilidad o materialidad… Y, por supuesto, a pesar de estar reducidas a una mínima expresión, son lo suficientemente concretas como para poder relacionarlas con el texto proporcionado, llegando incluso a aportar en alguna ocasión elementos adicionales de la narración y demostrando así el genial trabajo de síntesis del creador.

Un libro que atesorar y sobre el que volver.
Una puerta hacia la exploración.
Un recordatorio de la importancia del folclore.
La obsesión de un autor muy particular.

Quizás no sea un libro imprescindible, pero sí una buena oportunidad para despertar la curiosidad por revisitar y descubrir las narraciones recogidas por los hermanos Grimm.

Documentación (en inglés).
About the book.
More on the book.
Epilogue to the book.
About the sculptures.