En el país de los libros

FITXA
=====

Títol: En el país de los libros
Autor: Quint Buchholz
Il•lustrador: Quint Buchholz
Edició: Nórdica Libros, 2014
Edat: a partir de 8 años, pero sobre todo para adultos.
Temàtica: libros, lectura


RESSENYA
========
“Leer es soñar de la mano de otro”, Fernando Pessoa.

Es la frase con la que Buchholz ha decidido abrir este volumen.
Paula me reservó este librito para que lo disfrutara, sabiendo de mi pasión por los libros y todo lo relacionado con ellos, incluyendo los metalibros, los libros que hablan de libros. Lo hemos comentado un par de veces: si lo hubieran publicado en catalán, se hubiera vendido como churros el próximo Sant Jordi.
Las ilustraciones de Buchholz son maravillosas, muy parecidas a las de Soizick Meister que también trabaja mucho con el objeto libro de forma metafórica. Libros gigantes en los que uno entra para perderse. Libros que nos transportan sobre su lomo como si fueran caballos, o cuyas páginas nos arropan por la noche.


El texto que acompaña es un poema. En cada uno de los versos aparece un personaje que realiza una acción, y esta puede interpretarse como la representada en la ilustración que lo acompaña. Sirva de muestra el principio del poema:
“Una del grupo salta a la aventura,
otro ve el mundo bajo una nueva lupa,
a otra no le da miedo la altura.”
La relación entre texto e imagen no es directa, pero sí sugerente. Hay algo en el texto que podemos encontrar en la imagen, y al revés, sin ser una interpretación directa el uno de la otra o viceversa.
Se trata pues de un catálogo de ilustraciones sin un hilo narrativo, una acumulación de personajes sin ninguna conexión entre ellos más que el hecho de que todos se relacionan con los libros, cada uno de una manera diferente. Que todos habitan, como dice el título “en el país de los libros”. Las metáforas sobre la lectura (que nos llevan lejos, que nos abren la puerta a mundos diferentes, que nos evaden de la realidad, que nos dan poder para hacer lo que no creíamos capaces…) son acertadas y poderosas, y el libro puede servir, seguro, en manos de mediadores creativos, para dinamizar más de una actividad de fomento de la lectura (¿desordenar versos e ilustraciones e intentar emparejarlos?).