El libro de los colores / Colors

FITXA
=====

Títol: El libro de los colores
Autor: Sophie Benini Pietromarchi
Il•lustrador: Sophie Benini Pietromarchi
Edició: Thule
Edat: de 6 a 8 años
Temàtica: arte, pintura, color, propuestas prácticas.


Títol: Colors
Autor: Hervé Tullet
Il•lustrador: Hervé Tullet
Edició: Cruïlla
Edat: de 0 a 6 anys
Temàtica: arte, pintura, color, propuestas prácticas.


RESSENYA
========
¿Será que no me gustan los libros de colores?
Digo yo. No sé. Es que con ambos tengo problemas… aunque por diferentes motivos que os voy a intentar explicar.

El libro de los colores es un libro contundente (144 p.). Casi una enciclopedia del color. Además de los conceptos básicos (colores primarios, cómo combinarlos, el uso del blanco y el negro, colores fríos vs. cálidos, los complementarios, etc…), el libro incluye apartados con cuentos donde cada uno de los colores son protagonistas, láminas con objetos ordenados por colores, recuerdos despertados por colores determinados… y además, un sinfín de propuestas prácticas para experimentar con el color, que saltan más allá de la caja de pinturas para invadir la realidad que nos rodea: objetos y recuerdos, pero también palabras y fotografías, sabores, maneras de organizar, recopilar y guardar…
Bueno, ahora que lo pienso, igual no está tan mal. Pero sigo teniendo dos problemas:

1) La manera en la que está organizada la información en el libro. Me ha descolocado mucho que la información más básica o técnica sobre el color esté a mitad de libro. No al principio (que creo que sería lo lógico), ni al final (que podría considerarse como que la autora ha decidido centrarse antes en lo sugerente que en lo puramente técnico). No: está ahí en medio.

2) El estilo del texto. Sí… a pesar de ser un libro con un componente muy visual, también pretende ser literario, pero no ha conseguido, para mi gusto, el tono apropiado. A mis oídos suena pretendidamente lírico, sin conseguir ser sincero. Les dejo el inicio del libro para que puedan valorar a qué me refiero:

“¿De qué trata mi libro de los colores? Preferiría responder coloreando plácidamente más que con palabras. He manchado esta gran página en blanco con tinta azul, pero lo ideal hubiera sido no poner una sola palabra. El color habla por sí mismo mejor que las palabras. Puedes sentir los colores, hablan directamente a nuestro corazón.”

Repetir la palabra “palabra” tres veces en un solo párrafo no es, acaso, abusar de las palabras, cuando lo que está defendiendo precisamente es que le gustaría no necesitarlas?

Es por estos dos motivos que creo que el libro puede ser útil en manos de mediadores (maestros, padres, bibliotecarios que quieran llevar a cabo algún taller alrededor del color, monitores de campamentos…), que pueden disfrutarlo junto con los niños, o incluso extraer las ideas que les sean útiles obviando la fuente original (esto no sé si es muy políticamente correcto, pero ahí lo dejo).

Colors podríamos decir que es la “segunda parte” de aquel libro que tanto nos gustó, titulado Un libro.

Y si existe el dicho ese de que segundas partes nunca fueron buenas por algo será, a pesar de las múltiples excepciones que seguro que todos conocemos.

(Será, de nuevo, que estoy demasiado exigente? Ya saben ustedes que esto del arte de la reseña es tirando a peliagudo. Seguro que se fían de mi criterio?)

Tullet recurre al mismo recurso “táctil” y de interacción física con el libro que ya usó en Un libro. De hecho, recurre exactamente a los mismos recursos: agitarlo, frotar manchas de color, etc… Quizás el único que no recuerdo haber visto en Un libro es el de juntar dos páginas, cada una con una mancha de color en ella (porque sí, claro… el libro está ilustrado con manchas de azul, rojo y amarillo que los niños deben combinar para conseguir verdes, lilas, naranjas, etc…) para conseguir el color secundario correspondiente.

Funciona el recurso también en Colors?
Perfectamente.
Pero… la sorpresa que nos provocó a todos Un libro… ha conseguido generarla de nuevo?
Ni por asomo.
La magia se ha evaporado.

No me malinterpreten. Sigue tratándose de una manera original, lúdica, divertida (y que no mancha!!) de acercar el conocimiento más básico sobre los colores a los más pequeños (así como Un libro podía llegar a arrancar sonrisas a adolescentes e incluso adultos – juguetones – este no creo que esté recomendado para mayores de seis años). Pero está visto que el efecto sorpresa que provoca esta interacción con el libro que nos propone Tullet no dura más de un libro, y si tengo que escoger uno de los dos, sin duda me quedo con Un libro.

Porque libros sobre los colores hay muchos, pero libros que sean puro juego y diversión, sin más agenda ni voluntad educativa detrás, de esos no hay tantos… y tenemos que cuidarlos.