Manual del buen paseante

FITXA
=====
Títol: Manual del buen paseante
Autor: Raimon Juventeny
Il•lustrador: Raimon Juventeny
Edició: Faktoría K de Libros
Edat: de 6 a 8 años
Temàtica: pasear, calma, observación.


RESSENYA
========
En suaves tonos ocres, muy apropiados para la estación en la que nos encontramos (si me leen en verano o primavera, NO: es otoño!), transcurre desde la mañana hasta la noche el paseo del protagonista de este manual del buen paseante.

El subtítulo de este librito de formato cuadrado y pequeño nos da más pistas sobre qué encontraremos en su interior: “descripción en veinte puntos”. Y más todavía nos dice el prólogo de Carl Honoré (y el hecho de que sea él y no otro quien prologa este librito – para quienes no lo conozcan, es uno de los defensores públicos de la filosofía “slow” – también dice mucho):

Este libro no es un manual en el sentido tradicional de la palabra: no nos ofrece consejos, ejercicios o casos prácticos. Todo lo contrario: Raimon Juventeny nos brinda un amable recordatorio de que el paseo puede ser mucho más que colocar un pie delante del otro para trasladarnos del punto A al punto B.

Así pues, del punto 1 (“El buen paseante sale a pasear cuando le apetece”) al punto 20 (“El buen paseante siempre duerme bien”) se sucede una lista de observaciones sobre qué hace, cómo se comporta, qué observa, y cómo se relaciona con su entorno, de manera especialmente sensorial (los olores, los colores, las formas, los sonidos…) un buen paseante.

A destacar, además de la filosofía que transmite el texto (la pausa, la observación, la despreocupación, el hedonismo), lo apropiado de las ilustraciones. Con muy pocos elementos, los justos, y sin grandes dosis de virtuosismo, consigue plasmar la idea que el texto nos propone con su frase en una ilustración que muestra, sugiere, aclara y ejemplifica el texto.

Y si todavía no les he convencido, qué tal esto?: el libro está registrado con una licencia Creative Commons en la modalidad de reconocimiento-no comercial-sino obras derivadas. Así que pueden compartirlo sin miedo a la ilegalidad. Un aliciente más para, de hecho, comprarlo y regalarlo. ¡Bravo!